Eliminación de los nidos de orugas procesionaria del pino

1069

Los servicios de Medioambiente Urbano están realizando las tareas de eliminación de los nidos de orugas procesionaria del pino, en las distintas zonas verdes del municipio.

La Procesionaria del pino es la plaga más importante de los pinares mediterráneos. Debe su nombre de “Procesionaria” a que se desplaza en grupo de forma alineada, a modo de procesión. Este lepidóptero es un defoliador que constituye la plaga más importante de los pinares mediterráneos, atacando también, aunque de forma menos habitual a cedros y abetos.

En verano aparecen las mariposas de procesionarias del pino; se aparean y la hembra pone los huevos en las hojas de las coníferas. Las orugas nacen a los 30-40 días de la puesta, es decir, entre mediados de septiembre y mediados de octubre.

Las orugas construyen nidos o bolsones de seda que les sirven de refugio para pasar los fríos del invierno. Cuando llega la primavera, o finalizando el invierno (desde febrero a primeros de abril), las orugas descienden en fila al suelo, de ahí el nombre de Procesionaria; se entierran y surgen en verano las mariposas que se aparearán dando comienzo a un nuevo ciclo.

La Procesionaria del pino produce dos tipos de daños:

▪ Pérdida de acículas (hojas)

Las orugas se alimentan en invierno de las acículas de pinos y cedros, provocando que éstas se sequen y caigan. El daño más importante lo hacen desde el final del invierno hasta mitad de primavera, cuando las orugas son más grandes y voraces.

▪ Urticarias y alergias

Otro daño importante son las urticarias y alergias en personas y animales domésticos. Las orugas están recubiertas por unos pelillos urticantes que se dispersan y flotan en el aire, produciendo irritación en piel, ojos y nariz. Hay que vigilar que los niños no toquen a las orugas.

En animales domésticos, por ejemplo, animales curiosos como los cachorros de perro son peligrosas las orugas de la procesionaria del pino al chupar o tocar esta hilera en movimiento o a través de un nido que se haya caído, ya que contiene pelos urticantes. Síntomas: inflamación de labios, boca y cabeza en general. El animal intenta rascarse, babeando exageradamente. Consultar con el veterinario.