Camino de Cervantes IV Edición Domingo 24 marzo 2019

786

→Domingo 24 marzo 2019

AGENDA:

Salida Villalbilla10:00h Salida desde el parking del parque del Arroyo
10:45h Se entregará un tentempié a mitad de camino.
Plaza Ayto.11:45h Llegada a la plaza del Ayuntamiento de Villalbilla.
Bienvenida de la Organización del Evento.
12:00h Foto conmemorativa de la IV ruta del Camino de Cervantes.
12:10h Mesas de Asociaciones de enfermedades raras (Asoc. Principe Thiago) y Asoc. AECC, información y venta de artículos con el fin de recaudar fondos.
12:30h Sellado del pasaporte mediante código QR y enlace a guía “¿qué hacemos hoy+ en Villalbilla? Sitios de actividades y visitas que se pueden realizar.
Salón de Plenos12:00 a 13:00h: En el salón de plenos del Ayuntamiento, Charla 1 hora.

  • Cáncer colorrectal. Importancia del diagnóstico precoz. Impartida por el Dr. Pablo Galindo, jefe de servicio de cirugía general y el Dr. Manuel Van Domselar, jefe de servicio de aparato digestivo.

 

VÍDEO VISTA DE PÁJARO RUTA VILLALBILLA DOMINGO 24 DE MARZO 2019

PARROQUIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN 

(Hasta principios del SXX, de Sta. María La Mayor)

La iglesia, situada en la ladera de uno de los cerros que enmarcan al pueblo, está rodeada casi totalmente por un muro de sillarejo. Debió alzarse sobre otra más antigua, de la que quizá proceda el pequeño rosetón de piedra pulida, con bella y calada celosía gótica, que luce en su fachada de poniente. El acceso a esta fachada se realiza por una escalera de doble vertiente con antepecho de sillares. Su portal, de estilo manierista, fue labrado muy a finales del siglo XVI por el maestro Domingo de Cerecedo, de prestigiosa familia de canteros asturianos, que trabajaba en la vecina Alcalá de Henares.

La fachada sur, cuenta con un amplio y luminoso atrio porticado de sillería caliza, con cinco vanos de medio punto sobre pilares toscanos, todo él recorrido por un banco de piedra adosado al muro, habituales en las iglesias románicas. Es la entrada más antigua que algunos autores datan en 1540, y en su tímpano aparece Dios Padre bendiciendo, rodeado de angelitos en guirnaldas de nubes, y con medallones representando a San Pedro y San Pablo. En el exterior de la iglesia observamos que las cubiertas de la nave central, de la nave de la epístola y del atrio, están a distinto nivel. Destacando, la cuadrada torre del campanario, de un solo cuerpo, ubicada en la cabecera. Con 23m de altura y ocho vanos para las campanas, conserva reminiscencias del mudéjar toledano, al igual que la capilla del Cristo de la Guía, patrono del pueblo. Construida en 1764, con cúpula rebajada sobre pechinas y linterna que, al exterior, es intra-adosada.. En sus muros, dos pequeños y altos ventanales representan en sus vidrieras a los Santos Niños.

El interior del templo, está presidido por el austero y elegante retablo plano de madera del siglo XVIII, sin policromar de su Capilla Mayor, con bóveda de crucería correspondiente al estilo gótico de la primera mitad del siglo XVI. En el presbiterio pueden verse nueve lápidas sepulcrales de los siglos XVI, XVII y XVIII. Consta el templo de tres naves, la central de 14m de altura.

En el lado de la Epístola está la luminosa Sacristía con buena rejería en su ventana y un notable techo de vigas y zapatas de madera. A los pies de la iglesia, se encuentra el baptisterio con pila bautismal de piedra picada y gastada sin decoración. En el ángulo opuesto, la escalera que conduce al coro iluminado levemente por el rosetón gótico. En la nave del Evangelio, se abre la capilla del Cristo de la Guía, con retablo rococó del siglo XVIII, de escuela castellana, en madera revestida con pan de oro. En su cuerpo central aparece una hornacina en forma de cruz con fondo de la ciudad de Jerusalén amurallada, sol y luna incisos y motivos de rocalla. En ella se encuentra la venerada imagen del Cristo de la Guía, patrono del pueblo. La actual imagen, por destrucción de las dos anteriores, se talló a semejanza de ellas y data de 1912. En el motivo de su patronazgo se mezclan la leyenda y la historia. Las piezas más antiguas de la iglesia, en torno al siglo XVI, son dos: la pequeña pila para el agua bendita con decoración de veneras y sogueado, apoyada en una columna y un terno de ornamentos litúrgicos, ricamente bordados y alguna de las nueve lápidas funerarias de la Capilla Mayor.

La restauración de la iglesia realizada en 2006-2007, descubre en los nervios de la bóveda del presbiterio unas pinturas, planas datadas en el siglo XVI, de tipo geométrico y un conjunto de escudos, decoraciones típicas de las iglesias medievales con motivos flamígeros o colas de dragón en rojo y azul, los espacios entre los nervios están también decorados con una imitación de sillares realizada sobre yeso empleada a finales del gótico. No hay otros ejemplos similares de pinturas murales, lo que confiere al conjunto de una apreciable originalidad.

Pero lo que da valor histórico y artístico al conjunto, es el descubrimiento de 35 escudos policromados, presentes en cada clave de la bóveda, que pertenecen al linaje de los Mendoza y de los Figueroa.

LAVADERO Y FUENTE DE LA HONTANILLA

En el término de Villalbilla existen varios manantiales, como el de la Hontanilla (en el camino de Corpa), el de la Huerta (en la actual carretera de Corpa a Pezuela de las Torres) y el que abastece al Lavadero municipal.

No se ha encontrado documentación que acredite la fecha de construcción del lavadero o fuente “de arriba” o “de las mujeres”. En cambio, han aparecido varios registros de pago, de los años 1700 y 1701, a los canteros que intervinieron en “aderezar la fuente de arriba” o “en el encañado de la fuente de las mujeres”. Así que su construcción piedra, con dos caños y con pila para el abrevadero. El segundo cuerpo es de planta cuadrada de 8x8m con un pilón grande en su interior de 4,5×4,5m con el borde inclinado para facilitar el lavado de la ropa. Esta zona cuenta con un zócalo de piedra de aproximadamente 1,20m de altura siendo el resto de la fábrica de ladrillo.

La actual cubierta se realizó en 1931, es de teja, a dos aguas, sobre cerchas de madera. Cuenta con dos pasos abiertos y una bancada en uno de sus ángulos. Hoy día, su restaurado y conservado entorno le ha convertido en uno de los más gratos rincones del pueblo Guía, patrono del pueblo. La actual imagen, por destrucción de las dos anteriores, se talló a semejanza de ellas y data de 1912. En el motivo de su patronazgo se mezclan la leyenda y la historia. Las piezas más antiguas de la iglesia, en torno al siglo XVI, son dos: la pequeña pila para el agua bendita con decoración de veneras y sogueado, apoyada en una columna y un terno de ornamentos litúrgicos, ricamente bordados y alguna de las nueve lápidas funerarias de la Capilla Mayor.