La importancia de colaborar

814

La colaboración de los vecinos es fundamental para el correcto funcionamiento de los servicios públicos que presta el Ayuntamiento.

Esto es una máxima que todos debemos tener presente puesto que, por muy bien dimensionado que esté el Ayuntamiento, por muchos medios y trabajadores que se empleen en la gestión y en el mantenimiento; es la colaboración de los vecinos y el correcto uso de los medios lo que permite alcanzar el éxito.

El abanico donde se puede prestar colaboración es muy amplio y en la mayoría de los casos de manera muy fácil, basta cumplir con las normas, que, por otro lado, casi siempre son lógicas y razonables y por tanto pensadas para beneficio general, aunque, en algunos casos, puedan suponer un engorro a nivel particular.

↘ A modo de ejemplo:

▪ Cuando tenga que realizar obras, no haga las operaciones de obra en la calle, hágalo dentro de su propiedad y cuando no sea posible, utilice contenedores y hormigonera, no haga la masa en la calzada. La arena provoca atascos en las tuberías de saneamiento y obliga a importantes gastos al contratar los camiones desatascadores.

▪ Deposite los residuos que genere dentro de los contenedores correspondientes, en bolsas cerradas y al anochecer, así evitaremos problemas a los vecinos que tienen próximo los contenedores. No deposite hierros, baterías, escombros, etc., esos objetos deterioran los mecanismos de del camión y obligan a importantes gastos en averías y además dejan inoperativos a los camiones.

▪ Cuando necesite deshacerse de los restos de obras, no los tire en las parcelas deshabitadas, en las zonas verdes o en el campo, contrate contenedores. Así se evitará la proliferación de vertederos que siempre atraen a roedores con los consiguientes riesgos sanitarios. La limpieza de los vertederos incontrolados es otro importante capítulo de gastos para el Ayuntamiento.

▪ Si tiene animales domésticos cumpla las normas que regulan su tenencia, no los dejes sueltos, ya que pueden molestar a otras personas, evite que hagan sus necesidades en las aceras, en zonas de juego de niños y espacios verdes; recoja los excrementos. Por la noche, enciérrelos para evitar que sus ladridos impidan el descanso de los vecinos.

▪ El cuidado y protección de lo público, que es de todos, debe ser un empeño diario. La rotura por maltrato del mobiliario urbano (contenedores, papeleras, paradas de autobuses, farolas, bancos, etc.), en las zonas deportivas (cerramientos, canastas, porterías, etc.), en las zonas verdes (plantas, aspersores, bocas de riego, etc.), incide cada vez más en engrosar el presupuesto de gastos del Ayuntamiento.

▪ No actúe sobre las infraestructuras públicas (aceras, calzadas, tuberías de servicios, armarios, cables eléctricos, de teléfono, etc. Cuando tenga algún problemas o necesidad de actuar fuera de los límites de su propiedad, solicite el correspondiente permiso municipal para que actúen los técnicos municipales. Estas actuaciones incontroladas son un gran foco de problemas y gastos para el Ayuntamiento.

▪ Recorte los setos de las vallas de cerramiento de su parcela cuando estos invadan las aceras y calzadas, recordemos que son espacios para el uso de las personas

▪ Modere la velocidad al conducir en las zonas urbanas, (tenga en cuenta que vivimos en zonas residenciales y las personas pasean mucho y los niños montan en bicicletas. Procure estacionar su vehículo dentro de su propiedad y deje las calles libres (en caso de incendios o cualesquiera otras emergencias podría dificultar el paso de los servicios de emergencias.

Estos son algunos casos, entre otros muchos, en los que, con la COLABORACIÓN DE TODOS, podemos ahorrar esfuerzos y gastos innecesarios al Ayuntamiento, además de mejorar los servicios públicos, el entorno donde vivimos, la calidad de vida, y las relaciones vecinales.